domingo, 2 de octubre de 2016

¿Qué escribir en el papel y la escena? La vida está llena de historias tristes e historias graciosas

La cocina
En la obra "los hijos de...(un drama social) durante dos o tres meses escribimos con consignas. Los actores asumieron el ejercicio de la crónica y la poesía, se volvieron trovadores pospunk. Yo los seguí y armé el ritmo y una estructura fragmentada. Después fuimos a la escena, puesta en boca y puesta en espacio, leímos e imaginamos. Después les propuse esperar quince días hasta que apareciera el espacio, y apareció, algo se organizó y pudimos seguir.


La escritura del yo
No disimular nada ni ocultar nada, escribir sobre las cosas más cercanas a nuestro dolor, a nuestra felicidad (...) Escribir sobre los necios sufrimientos de la angustia, la renovación de nuestras fuerzas cuando aquellos pasan; escribir sobre la penosa búsqueda del yo, amenazado por un extraño en el correo, un rostro apenas entrevisto..., escribir sobre los continentes y las poblaciones de nuestros sueños, sobre el amor y la muerte, el bien y el mal, el fin del mundo. (en Diarios de John Cheever citado por Martín Albornoz en la presentación de Por dentro todo está permitido, ed. Caja Negra).




La tercer temporalidad
De pronto rockeamos el Woyzeck de Büchner y unimos esa sensación romántica, el sentirse fuera, incomprendido por el mundo industrial de 1830, al punk; esa revolución romántica del yo luchando contra viento y marea por mantener su subjetividad al abrigo de la revolución y triunfo del mundo capitalista industrial era punk. El punk que se rebeló contra el sistema productivo capitalista que desechó a sus padres obreros y antes a sus abuelos románticos.


sábado, 1 de octubre de 2016

el arte de la condensación

El teatro es el arte de la condensación y en dos sentidos.
En el sentido del tiempo, condensa en una hora real un universo ficcional ilimitado.
En el sentido de los sentidos, condensa en una sensación global los diferentes sentidos, como en el origen intrauterino: condensación sinestésica.

silogismo del tiempo, mi pasado presente

En el 2003, tuve un diagnóstico médico aterrador sobre algunas cosas que me podían pasar... si el síndrome que traigo desde mi vida intrauterina se ponía a bailar - este síndrome hace que mi cuerpo reaccione desmedidamente estresado al frío, mis manos y pies pueden ponerse azules y virar por el rojo y blanco.

Dos cosas pasaron cuando estaba lista para nacer: mi abuelo Héctor murió. Era un señor empleado bancario, religioso, que iba a iglesias protestantes- no era católico como mi abuela materna- y encima se hizo rosa cruz y astrólogo.Y cuando murió casi no quedaron huellas de él. Todo se llevaron los rosa cruz.
La otra, mi mamá hizo una infección urinaria y le aplicaron anestesia total, ahí yo dormí con ella y es posible que los vasos sanguíneos de pies y manos ya no despertaran y no pudieran terminar su desarrollo.

Treinta y tres años después, empecé a estudiar astrología como Shakespeare y como mi abuelo Héctor. Sus libros, sus cartas, desaparecieron cuando el murió. Se llevaron todo lo que mi abuelo eligió después de una vida de empleado bancario.En mi carta soy acuario ascendente acuario, el ascendente es el camino que te lleva a unir vida y destino. Acuario es la red, todas las conecciones a través de uno y es presente, mi presente pasado es mi futuro.